5. Años de Posguerra




I am thinking that it was a happy way to live.
--Agatha Christie
, Come, Tell Me How You Live







Durante la Segunda Guerra Mundial, Max fue enviado por cuatro años al norte de África. Agatha se mudó a un departamento en Hampstead y trabajó como dispensadora en el University College Hospital. Cuando llegaba a casa, a la noche, a menudo se desplomaba en el sillón y dejaba que su imaginación regresara a su vida con Max en Medio Oriente. Imagen: Donald Wiseman, Agatha Christie, Max Mallowan y Neville Chittick (de izquierda a derecha), en Nimrud, 1950.




El resultado fue “Come, Tell Me How You Live”, un relato autobiográfico de sus momentos en Chagar Bazar y Tell Brak. Agatha recuerda vívidamente y con mucho humor los trabajos de la excavación, las personalidades involucradas y los detalles de la vida cotidiana, en particular sus batallas en la cocina. También describe su propia contribución en las excavaciones, su rol como fotógrafa, registrando los hallazgos, limpiando y reparando la alfarería.





Agatha escribe su libre como un regalo para Max. Recuerda la época en que la gente todavía se cambiaba para la cena, incluso en las expediciones arqueológicas más remotas, una época en la que no había caminos adecuados, sanitarios, teléfonos o inalámbricos, donde la resistencia era parte de la vida. A pedido de Agatha, el libro fue publicado bajo su nombre completo: Agatha Christie Mallowan.







1949-1958 Nimrud, después de la guerra


I had my own favourite tools ... an orange stick, possibly a very fine knitting needle ... and a jar of cosmetic face cream ... for gently coaxing the dirt out of the crevices without harming the friable ivory...


Oh what a beautiful spot it was... The Tigris was just a mile away, and on the great mound of the Acropolis, big stone Assyrian heads poked out of the soil. In one place there was the enormous wing of a great genie.

--Agatha Christie, An Autibiography





Max regresó a casa, junto a Agatha, en mayo de 1945, y echaron raíces, muy felices, bajo el mismo techo. Max tuvo éxito al escribir un informe de la última temporada de su excavación en Tell Brak, pero su corazón realmente no estaba allí. Deseaba volver a Irak y realizar una nueva excavación.




En 1947 los colegas de Max decidieron crear una nueva cátedra de Arqueología Asiática Occidental, y le pidieron a Max que fuera su primer titular. Agatha accedió a financiar esta nueva cátedra. Max tenía entonces 43 años de edad, y su vasta experiencia en el campo lo calificaba para ejercer como profesor.





Poco después los Mallowan viajaron a Bagdad y comenzar a buscar posibles sitios. Su búsqueda se cristalizó en el sitio de Nimrud, capital del Imperio Neo-Asirio.





Nimrud




Todo lo que queda hoy en día de la gran ciudad asiria de Nimrud es una cadena de montañas que se extienden a lo largo de la orilla oriental del río Tigris, en el norte de Irak. Ocupada ya desde tiempos prehistóricos, alcanzó su verdadera prominencia durante el reinado del rey Ashurnasirpal II (883-859 a. C.), quien convirtió a Nimrud en la capital del imperio asirio, que muy pronto llegaría a extenderse desde la parte occidental de Irán hasta el Mar Mediterráneo.



Las primeras excavaciones propiamente dichas en Nimrud habían sido realizadas por el gran arqueólogo y viajero Sir Henry Layard, que trabajó allí entre los años 1845 y 1851. Layard descubrió los palacios reales ornamentados con los famosos relieves en piedra que se encuentran en el Museo Británico, entre otros museos. Después de Layard, trabajaron allí una gran cantidad de arqueólogos, incluyendo a Hormuzd Rassam, W. K. Loftus y George Smith; pero a partir de 1879 el sitio había sido definitivamente abandonado.



Los palacios de los reyes





It is one of the three important cities of Assyria. It ought to be dug... It has every chance of being one of the great sites, one of the historic digs which will add to the world's knowledge.


--Agatha Christie, An Autobiography





La gran ciudad de Nimrud (la bíblica Calah) es visible todavía hoy como una cadena de montículos que se extienden sobre la orilla oriental del río Tigris en Irak. Su primer excavador fue el arqueólogo británico Henry Layard. Entre 1845 y 1851 descubrió una serie de palacios a lo largo del lado occidental de la acrópolis, en particular uno que pertenecía a Ashurnasirpal II (883-859 a. C.). Los descubrimientos de Layard incluyen toros y leones con grandes alas, una gran cantidad de bloques con bellísimos relieves, y un excepcional grupo de marfiles. Siguieron otras excavaciones, pero este sitio fue abandonado y algunos pensaron que se había agotado.





Pero Mallowan no pensaba lo mismo. Él tenía una visión romántica de Nimrud, a partir de sus días en Nínive junto con Campbell Thompson, cuando había llevado a Agatha a visitar el sitio y habían visto un toro alado emergiendo del suelo. Siempre había querido excavar allí.





Se reanuda el trabajo





I shall never have a professional attitude or remember the exact dates of the Assyrian kings, but I do take an enormous interest in the personal aspects of what archaeology reveals.
--Agatha Christie
, An Autobiography







En 1949 Max se convierte en el primer Director de la British School of Archaeology en Irak. Inmediatamente viaja a Bagdad para buscar una casa adecuada para la Escuela, un lugar que los arqueólogos pudieran utilizar como base para vivir y trabajar.





Desde Bagdad Max sale para su primera expedición en Nimrud. Al principio el alojamiento del equipo era una granja de adobe que rodeaba un enorme patio lleno de excrementos. No fue sino hasta la siguiente temporada que pudieron construir su propia casa de expedición, con salas de trabajo, salas comunes y una cocina. El equipo expedicionario en Nimrud siempre dormía en tiendas de campaña. Agatha tenía su propia habitación de adobe, donde podía escribir tranquilamente, etiquetado en cuneiforme, “Agatha´s House”.




Agatha se pasaba gran parte del tiempo trabajando y fotografiando los objetos. Los más importantes eran unos paneles de marfil decorativos, algunos de los cuales habían estado en el fondo de los pozos durante más de 2500 años. Agatha se volvió muy hábil en el trabajo de la restauración. Diseñó un cuidadoso proceso de secado de manera que los marfiles no se quebraran, y los limpiaba meticulosamente utilizando su preciada crema facial.





Una década de descubrimientos
Here was once Calah, that great City. Then Calah slept... Here came Layard to disturb its peace. And again Calah-Nimrud slept... Here came Max Mallowan and his wife. Now again Calah sleeps... Who shall disturb it next?
--Agatha Christie
, An Autobiography












En cada temporada de campaña el ejército asirio se reunía en el palacio y complejo militar de Nimrud, conocido hoy como Fuerte (Fort) Shalmaneser. Mallowan y su equipo descubrieron grandes cantidades de cenizas y escombros quemados, resultantes de la destrucción de Nimrud a fines del siglo VII a.C. Además encontraron una importante cantidad de alfarería entre los restos de la vivienda. Se trata de pequeños objetos personales perdidos por sus dueños antes de que el palacio fuera definitivamente abandonado. Por suerte, dos trofeos, este hermoso vaso de plata y una fuente de plata decorada con cabezas de leones (actualmente en el museo de Irak, Bagdad) estaban ocultos en una pequeña abertura debajo del suelo, y escaparon a los saqueadores. No obstante, el peso del suelo aplastó al vaso.





Hasta 1958, las temporadas de Max en Nimrud siguieron el mismo patrón. Dependiendo de las lluvias, los trabajos comenzaban en marzo y terminaban a principios de mayo. Los miércoles eran días festivos. A menudo Agatha animaba al equipo para que hiciera una expedición a sitios locales interesantes, y pasaban un espléndido día de campo.





El trabajo comenzó en la sección oriental del montículo en el Palacio Noroeste, descubierto originalmente por Layard. Los hallazgos más importantes de Max fueron objetos de marfil descubiertos enterrados en fango en el fondo de varios pozos en este palacio. Habían sido arrojados allí en la época de la destrucción de la ciudad por parte de los medos y los babilonios en el año 612 a.C.





En 1957, mientras caminaba en los alrededores del sitio, Max notó una parte del suelo que sobresalía con líneas onduladas, que parecía contener muros enormes. En una entrada encontraron un ladrillo inscrito con el nombre de Shalmaneser III. Todo el equipo se trasladó al área y, finalmente, develaron el esquema de un arsenal que cubría más de seis hectáreas. Desde sus muchas habitaciones sacaron más objetos de marfil preciosos. El Fuerte Shalmaneser fue la corona de una década de logros en Nimrud.


Traducido de: Agatha Christie and Archaeology. The British Museum. Fathom.

véase el art. original en: http://www.fathom.com/course/21701725/session4.html




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada